20/7/09

"Vacaciones en Paz" Getafe-Sáhara

<<Niños Saharauis.jpg>>
En Getafe, todos los veranos está la campaña de "Vacaciones en Paz" de niños Saharauis con familias españolas. Este fin de semana, estuvimos con nuestros amigos que llevan acogiendo a Mohamed desde hace 5 años. Este es el último, la edad es la que pone fin a estas vacaciones.

Ha sido muy interesante escuchar a mi amiga su experiencia con Mohamed a través de estos 5 años, la suya, la de su marido y la de sus hijos. Dos culturas muy distintas que en 2 meses se mezclan dando lugar a todo tipo de experiencias.

Mohamed está acostumbrado a satisfacerse el primero en la mesa, y cuando él se retira comen su madre y su abuela. Una vez cuando mi amiga el primer año repartía platos por igual y se disponía a sentar y comer con todos, ni corto ni perezoso Mohamed metió la mano en su plato para quitarle la tajada de carne.....PLAS!,.. "¡es que lo quiero yo!"... "pues no, aquí esas formas no funcionan, tú me lo pides y si yo quiero te lo doy, pero mi plato es mío y el tuyo es tuyo"... como ésta muchas, unas graciosas y otras sorprendentes, pero claro, todo está bien según los ojos que lo miren ¿no?, para su abuela y su madre será lo normal, pero para nosotros por supuesto que no.

Si quitamos los momentos más peliagudos, que haberlos hailos, la experiencia que están teniendo sus hijos con Mohamed es increible, no todos los niños asumen que durante dos meses pasan de 2 a 3 para todo, a compartir a mamá y a papá, la diversión y las broncas, formas de ver y entender las cosas, ropa y calzado, ya que Mohamed viene siempre con lo puesto y se va siempre con 25 kg. de todo tipo de cosas.

Me contaba mi amiga que algunos niños no aceptan la charla de la madre, solo aceptan si es el padre de la casa quien se lo dice. Que algunas niñas no se dejar tocar por los hombres/niños de la casa. El caso de Mohamed en particular es un niño bueno y cariñoso, es el hermano pequeño que vino ya tarde, consentido por su madre, su abuela y hermanos....vamos, un niño árabe malcriado, y no digo árabe de manera despeyorativa, lo digo porque Mohamed tiene muy claro que las mujeres no son iguales que los hombres, ... bueno, menos los 2 meses que convive en casa de mi amiga, entonces ve y asume de manera muy clarita, que la madre es una autoridad en casa... Y PUNTO.

Una gran experiencia para todos.

Un beso.

9 comentarios:

laMima dijo...

Que experiencia más hermosa, si señora, para todos.
Ahora, yo llevaría muy mal comprobar tanto machismo en un niño pequeño (por muy cultural que sea), me puede esa actitud y supongo que haría campaña intensiva durante dos meses para erradicarlo.
Felicita a tu amiga de mi parte.
Besos.

Dudu dijo...

Estoy con laMima, conozco a alguien que también le realizaría un lavado de cerebro intensivo durante esos dos meses para limpiarle el machismo... con... ¡chilit bang!, el machismo se va en un bang!!!

P.D. Lo siento el chiste, no lo he podido evitar.

Larrey dijo...

Uf, que tema más complejo. Creo que aprenden más quienes dan que quienes reciben. Él, en el fondo, volverá a su casa, a su mundo, a sus rutinas, donde no habrá play ni piscinas. Nosotros somos los que aprendemos que hay algo más allá de nuestro aburguesado mundo. Es precioso, pero hay que tener calma con estas cosas, dos meses al año no son una vida, y si esa persona está condenada a vivir lejos de lo bueno que ya conoce, ¿no puede llegar a ser incluso cruel? y lo dicen quien está pensando apuntarse a este tipo de iniciativas...

Mar dijo...

Larrey, pues ya somos dos los que nos estamos palnteado ese tipo de iniciativas... yo más que cruel prefiero enfocarlo como que durante dos meses al año esos niños se olvidan un poco de sus problemas cotidianos. No sé creo que ambas partes aprenden mucho de esa experiencia...

Elena dijo...

Inma, pues sí, la experiencia es muy hermosa pero dura, nadie dijo que fuera fácil.
Dudú, perdonado por el chiste, ja,ja,..está bueno. La verdad es que yo creo que también de alguna manera, trataría de inculcarle lo nuestro....
Larrey, estos niños están deseando volver a su tierra, a ver a los suyos igual que cualquier niño nuestro, a pesar de vivir en medio de un desierto en jaimas. Aprovechan al máximo lo que aquí se les ofrece, comen de todo, incluido el cerdo, Mohamed comiendo torreznos y chorizos, ja,ja,..y que ricos le sabían, si le ve su madre le mata, pues el cerdo convierte en malo a quién lo come.
Mar, somos nosotros quienes vemos que viven con poco, para ellos no existe esa diferencia tan grande. Nacieron y se están criando así, es lo que conocen. Getafe es ciudad hermana de donde vive Mohamed, tienen escuelas creadas por Ayto. Getafe. Viven muchísimo mejor gracias a toooooodas las ayudas de todas las familias españolas que mandan a los niños cosas a lo largo del año. Son unos refugiados políticos de quién nadie se acuerda...es lo que hay.

contacto dijo...

Hola soy la madre en cuestión de la que habla Elena.Es verdad que es toda una experiencia, con sus momentos buenos y otros no tan buenos. No creo que debas caer en la tentación de cambiar la forma de pensar del niño, yo creo que debes de respetar sus creencias religiosas y su cultura, pero de la misma manera tienes que hacer que él respete las nuestras mientras está en casa.Nosotros tenemos dos niños de 12 y 8 años él tiene 11, ellos estan habituados a colaborar en casa Moha, así le llamamos, tiene que hacer lo mismo aunque en su casa no haga nada y se escaquee siempre que pueda. Cuando se habla de estos programas de vacaciones siempre hay alguna voz que pregunta si no es injusto que durante dos meses le des al niño todo y luego le devuelvas a su jaima.Una vez más caemos en el error de pensar que nosotros somos más felices porque tenemos muchas cosas, para un niño lo más importante es tener una familia que le quiera y le cuide, cuando llega el día de la vuelta, Moha, está deseando irse, y no mira atrás cuando nos deja. El invierno pasado fuimos a los Campamentos de Refugiados, nos llevamos a nuestros hijos, el mayor me dijo "Te das cuenta con que poco dinero viven", cuando llegaron se descalzaron como los niños de allí y se dedicaron ha correr por las dunas y a revolcarse para bajar por ellas como cuando ven una pendiente nevada, jugaron con juguetes caseros como los de antes y cuando subieron al avión preguntaron ¿Cuando volvemos?. si nos fijamos poedemos aprender mucho de ellos. Con esta experiencia creo que nunca miraran de lado a alguien porque sea de otro color y otra cultura. Bueno no me extiendo más porque tendria muchas cosas que contar.
Un beso a todos y gracias por interesaros por el tema.

Mercedes

Dudu dijo...

Gracias Mercedes.

Mar dijo...

Como dice Dudu, gracias por compartir tu experiencia!!!

Loc@ dijo...

Como dice "contacto" yo soy de las que se planteaba hasta qué punto es justo separar a alguien de su familia para que -tras un periodo- volver a lo que es Su Vida, y Añorando la Otra. Como dices, no tiene porqué se así, aquí disfruta de unas cosas y Allí de Otras. Y punto pelota... que dicen en Aragón.
Lo Realmente Lamentable es los ¿25? años que llevan en los Campamentos de Refugiados ¿es eso una vida Normal? dependiendo de contínuo del exterior, no siendo autosuficientes -sin estrar en disquisiciones filosóficas sobre el tema-. Un placer el haber tenido tu información Elena y la de la Implicada en Ello.
PAQUITA -BESOS para vosotras... y para el resto-.