23/2/09

A los abuelos

(no anda muy allá blogger, después de escribir y querer publicar, te borra todo y no te sube el post...¡que rollo!)

Este le escribí 2 veces el viernes, voy a por la 3ª.

Hay cosas en esta vida que la AMEX no puede pagar, y esa es, en mi caso, el saber que mis hijos tienen cerca a sus abuelos, sea para quedarse a dormir en el finde, sea para cuidarles si tienen fiebre mientras nosotros trabajamos, sea para salir a dar un paseo con ellos, sea para una noche libre de los papis.... en definitiva, sea para enriquecer sus vidas.

Hubo un tiempo en el que pasó por nuestras cabezas cambiar de lugar de la vivienda familiar, irnos cerca del mar... que sí, que está genial, que sigo pensando que está muy bien la idea, pero.....íbamos a estar solos. Una decisión tan seria, merecía un sopesar todo detenidamente.

En la balanza A FAVOR había muchas mas cosas que en la de EN CONTRA, pero la unica que había en ésta última pesaba, para mí, mucho mas.

Que sí, que ya se que no pasaría nada, que mucha gente vive "sola", lejos de la familia, pero yo me pregunté si a mí me gustaría prescindir de lo que tengo, de la suerte tan grande de poder contar con ayuda para lo bueno y lo malo, del disfrute de mis hijos cambiando de casa de unos primos a otros, de que mis hijos vayan creciendo enriqueciéndose de las vivencias con sus abuelos,.... pues no, no quiero prescindir de ello, por eso al final decidí (mos?) quedarnos de momento donde estamos.

La infancia es una etapa dura, se necesita de un adulto para con el niño para todo, de bebé, llevarle, traerle, cuando enferma, extaescolares, ... y una no es superwoman ni papá superman.

En mi caso mis suegros estuvieron con Paula sus 2 primeros años, y el tercero llevándola y recogiéndola del Jardín de Infancia. Aitor estuvo su primer año turnandose entre las abuelas, y es que mi chico era muy cansino.... después a la guarde y enseguida a coleccionar enfermedades acabadas en -itis. Si no hubiera sido por las abuelas me las hubiera tenido que ingeniar de otra manera.

Ellas han hecho, y siguen haciendo, que mi vida infantil sea mucho más cómoda. Ahora que los niños ya son mas mayores, esa necesidad de ellas pasa mas a disfrute con ellas ¡que ya es hora!. No quita que siempre puede surgir esa llamada telefónica por mi parte con petición, donde de antemano sé ya la respuesta "¡por supuesto, tú tranquila!"... y eso estando sola no lo iba a tener.

Gracias Yayos y abuelos Tirso y Pilar.

Un beso.

5 comentarios:

Dudu dijo...

Los abuelos son absolutamente imprescindibles para la reproducción de la especie humana. Sin ellos resulta extremadamente complicado poder procrear y perpetuarnos en el planeta.
Es cierto que más de una vez también hemos pensado en hacer las maletas y largarnos a una capital de provincia donde tuvieramos una calidad de vida superior, pero también es verdad que a menudo me acuerdo de mi abuela (sólo conocí a una) con la que pasaba los veranos en el pueblo en mi etapa de pre y adolescencia. Pobrecilla, lo que tuvo que lidiar.

Dudu dijo...

"decidí (mos?)" me ha gustado la expresión. Ya es hora de que reconozcais quien manda en casa... ¡¡vosotras!!

Elena dijo...

¡que buen ojo tienes Dudu! pues sí, la que decidió quedarse fuí yo, y él....pues tuvo su enfado y bla, bla, bla....la vida es así, a veces yo, a veces tu????, no, yo también, ja,ja,ja..

Tu abuela y la de Tir (yo no tuve pueblo con abuela) para hacerlas una estatua...¡pa' aguantaros!

laMima dijo...

Pues aquí escribe una que se lo ha tenido que montar sin ayuda: mi marido y yo no hemos podido contar nunca con nadie para nada así que hazte idea.
No hay más cáscaras que aguzar el ingenio...y fastidiarse, todo hay que decirlo (que ya no me acuerdo cuando fue la última vez que pudimos salir a dar una vuelta solos, o a cenar..)
No sabes la envidia que me dáis los que contáis con abuelos o familiares cerca, ¡así ya se puede!, pero sin abusar por favor.
Que no olvidaré nunca un día, cuando Daniel era pequeño, a una mujer bien mayor persiguiendo a su nieto mientras corría por los pasillos del centro de salud diciéndole todo tipo de barbaridades.
No, esa no es la relación que un abuelo ha de tener con su nieto: esa pobre mujer estaba sobrepasada y hay demasiados casos así.No me canso de verlos.
Sinceramente pienso que no tenemos derecho a organizar nuestra vida en base a utilizarlos, los abuelos (ojo, a mi entender) deben ser un apoyo para urgencias pero nada más. Ellos ya cumplieron, ahora es hora de disfrutar no de obligaciones.
De todas formas cada uno se arregla como puede, claro que sí, y lo importante es no perder nunca el norte: saber valorarlo y agradecerlo como haces aquí. Que, como dices, es un tesoro impagable.
Te lo aseguro.
Besos.

Elena dijo...

Chapó para tí Inma, porque te imagino la de cruces que te tienes que hacer a veces para poder llegar a todo estando sola.

Un beso.