18/4/07

Un pequeño mentiroso

Tiene 3 años y ya sabe mentir!!!.. y lo que es peor, es consciente de ello el muy "canalla". Se ríe, mira a otro sitio, disimula, y si le preguntas ¡no sabe!...pero, ¡que canalla!

Por regla general, todos los segundos (y de ahí en adelante) adquieren TODO antes, porque imitan a su mayor ídolo, su hermano/a... ¡q avispados los jodíos!... si tú solo tienes uno y ya vives toda una experiencia, te animo a por un hermano, porque te vas a quedar mas de una vez con la boca abierta pensando...¡será posible este enano!...toda una experiencia.

6 comentarios:

manolotrigo dijo...

Hola, Ele.
Me alegra que te hayas hecho un blog. Entrena duro y luego escribes tus vivencias en un libro, aunque entonces lo leerá menos gente, jejeje.
Los padres s que sentirnos orgullosos de las mentiras de nuestros hijos, pues muestran su grado de inteligencia. Cuanto más elaborada es la mentira mayor imaginación y capacidad de coordinar los detalles que la componen. Sin embargo, no podemos premiarles por ello, porque las mentiras son perjudiciales para la convivencia, y más dentro de un hogar donde es necesaria la confianza mutua. Valoremos mucho pues, las mentiras que les dedicamos con todo el cariño del mundo: Reyes Magos, Ratoncito Perez...
Un saludo.
Manuel Trigo.

elena dijo...

Hola lolo, razón tienes de que hay que decirles que mentir no es bueno, pero más de una vez giramos la cabeza riéndonos por su pericia e ingenio a la hora de mentir. un beso y gracias por tus comentarios.

Larrey dijo...

Lo del segundo hijo ¿va con segundas?¿eh?¿qué quieres decir?¿eh?, no, no, explícate...
madre, que miedo me da el segundo.

elena dijo...

¿te imaginas lo buen profesor que sería rubén?...ponle a prueba. ja,ja..besos.

Dudu dijo...

Pienso en un segundo hijo y se me ponen los pelos como escarpias. El sindicato del sueño se me declara en huelga.

Elena dijo...

tranquilo que no es para tanto. El cambio mayor es de ninguno a uno...el segundo va rodado ¡eres todo un experto en la materia! anímate, dicen que uno no es ninguno (es mentira, es mucho) pero dos tiene su encanto. Besos.