16/12/08

Las dudas de los padres

A veces se queja de la tripa, días alternos, no continuado. A veces es en el cole y cuando la sacamos se le pasa. A veces es en domingo cuando hay que ir a dormir a su habitación "solita".....a veces....a veces ya no me lo creo.

Ella no está mala, quiero decir, fiebre, vómitos, diarrea y como el dolor va y viene de esta manera, pues como que no sé que pensar.

El domingo tocó de nuevo, se puso a llorar, que entre los nervios propios de alguna voz de papá (cansado de siempre lo mismo) y el dolor propio que pudiera tener, pues tuve que darle un poco de apiretal (casi como placebo) para que se calmara un poco. No le debió venir mal porque sí le debía doler.

Hablamos, sentada yo en la cama: "Paula, yo no digo que te duela, pero entiende que solo te duele en ciertas ocasiones como ahora, cuando te tienes que venir a dormir a tu habitación y lo que parece es que quieres ir a la cama grande"....."que no, es que no me crees, pero me duele"....."¿pido cita a Marta?" .... "sí"....."perfecto, mañana vamos al médico"...y se durmió.

Cuando le contaba a la doctora la historia de sus dolores, hacía muecas de sonrisa, y es que los críos a veces son pícaros y pudieran exagerar algunas dolencias con tal de conseguir lo que pretenden. Pero cuando la estaba palpando la parte baja del vientre, la niña se quejó fuerte, y la doctora le preguntó "¿haces pis a menudo o te aguantas mucho?"....entonces se me abrieron los ojos como platos porque caí en lo que era ¡claro, es que es eso!

Me tengo que enfadar con ella para que haga pis, tengo que preguntarla a menudo ¿fuiste al baño? y a veces la he pillado en renuncios de decirme que sí fue y ser mentira. No a mí sola, sino a sus abuelas también.

Como le dijo la doctora, "quizás porque estás jugando y se te olvida, o por pereza o porque piensas que aguantas un poco más, eso es malo para tu vegiga, esa bolsa es la que te duele Paula y lo único que puedes hacerte es tener infecciones de orina". Le hizo con sus manos el recorrido del pis y le explicó porqué es bueno hacerlo y no aguantarselo.

Bueno, ya lo hemos encontrado, yo no había caído que pudiera ser la vegiga de la orina. Es verdad que generalmente ellos no se inventan dolores, pero a veces, tenemos esa duda de si te está tomando el pelo......la verdad es que nunca antes lo hizo y ha quedado claro, de que ahora tampoco quería engañarme. Lo siento.

Un beso.


7 comentarios:

Larrey dijo...

Hay que tensar la cuerda. A mí me paso algo similar solo que más divertido porque no había dolores. ´Teníamos que comprar cola de carpitero. Fui con mi hijo y me dijo, no, papá, mamá ya la ha comprado. y claro, yo quedé en hacerlo, así que una y otra vez a su mamá ya la ha comprado contestaba, que no, hijo, que mamá habrá comprado otra cosa. Hasta que llegamos a casa y nos juntamos con dos botes de cola de carpintero.

Elena dijo...

Me imagino la cara que se te quedaría diciendo ¡pues el peque tenía razón!...ja,ja....la próxima vez hazle un poco mas de caso ¿eh?

un beso.

Loc@ dijo...

Yo siempre ¡que palabra tan extrema! pensé que si se quejaban serían porque les dolía algo.
¡Hola Elena! Soy Paquita, he vuelto, por fin he vuelto, el viaje ha sido largo, muy largo pero por fin estoy aquí de nuevo.
Buen día y un abrazo. PAQUITA

Elena dijo...

¡Qué bueno Paquita! no hay dos Loc@s en la red. Que ilusión me ha hecho verte. ¡¡Enhorabuena por llegar al final del viaje!! queremos seguir compartiendo contigo, no lo olvides. Recibe un fuerte abrazo y un besazo.

Mar dijo...

Jajaja, me cabas de recordar (y no lo publico en mi blog porque me ha desaparecido y no lo encuentro) que el año pasado cenando en casa de unos amigos el peque empezó a llorar que le dolía el pie, pero era un llanto desconsolado y por más que le intentaba calmar no lo conseguía. Total que le pregunte que si se había dado algún golpe y me dijo que sí que le había dado una patada a una puerta. A todo esto mamá iba haciendo masajes en el pie por si acaso, y como seguia llorando y quejándose nos fuimos al Hospital, pues cuando llegamos a la puerta nos dijo que ya no le dolía y que nos fuesemos a casa. Y al llegar parecia un milagro ni cojeaba ni nada, casi me lo como...

Elena dijo...

Pues sí, pa' comerselo, pero ...¿y si era verdad?....hiciste lo correcto, esperar un poco y si sigue actuar marchadoos al hospital.

Dudu dijo...

Lo de los peques es tremendo. Son muy inteligentes. Fíjate que mi cuñado, desde hace años, cuando salen de viaje, el que confirma que todo está cerrado y apagado es su hijo pequeño. Se fija en todo y tiene una gran retentiva. Si fuese por el padre... más de una vez las luces encendidas durante todo el fin de semana.