12/1/09

Reclamo

El otro día me pasó algo curioso. Si me pongo a pensar cuándo antes había ocurrido, estoy casi convencida de que nunca.

Tirso y yo, somos unos padres que estrujamos nuestra agenda laboral y de amos de casa, para sacar ese rato de ocio infantil. Las demandas crecen en la medida que ellos también. Tenemos un Club Social, y le sacamos mucho rendimiento a sus piscinas, tanto la climatizada en invierno, como a la de verano, con una explanada de cesped donde pueden correr por doquier. También vamos en bici de paseo, escapadas matutinas a la sierra de Madrid en el fin de semana, juegos en casa como puzles o las cartas o.......en fin, como casi todos los padres, aunque sabemos a ciencia cierta que también hay casos, dondo los hijos están acostumbrados a que papá es el señor que se sienta en ese sillón con el mando a distancia..... en fin, cada uno intenta hacerlo lo mejor que puede.

Lo que quería comentar en cuestión, es que el otro día me dijeron, "cuando tengas un ratito, que sí, que ya se que tienes que limpiar, pero cuando tengas un ratito, ¿puedes jugar conmigo?" y en ese momento se me cayó el alma al suelo. Fue la primera vez que me pidieron de esa manera tiempo para con ellos.

Y es que las obras afectan a todos los miembros de una familia. Al padre por ser el albañil y tener que estar al pié de la obra durante la duración de la misma. A la madre por tener que limpiar MUY A MENUDO para poder vivir dentro de una obra, con la logística de seguir teniendo ropa limpia y comida en la nevera. A los niños por tener que estar mas tiempo dentro de casa jugando, subiéndose por las paredes porque aún no se ha terminado la obra y hay mucho por hacer.....¡esto es lo que hay!, los reyes nos trajeron a todos un poco mas de paciencia porque ya quedaba muy poquito y..........

¡Por fin hemos terminado!, apenas quedan los tiradores y una puerta que no cierra bien. Ayer "cenicienta", hizo sus deberes después de que "otilio" hiciera los suyos.

¡¡ Nos ha quedado una cocina de puta madre !!

La paciencia de mis chicos ayer tarde, fué recompensada con un frío paseo en bici con su padre, y una sesión de juegos acuáticos en la piscina climatizada......¡que bien han dormido!

Parece que todo vuelve a la normalidad después de 4 meses.

Un beso.

5 comentarios:

Mar dijo...

La verdad que si, muchas veces nuestros deberes diarios nos quitan tiempo para estar con ellos y disfrutar de los juegos en familia. Lo importante es que seamos conscientes que de donde sea hay que sacar un rato para estar con ellos.
Doy fé de que vuestra cocina es una pasada jajaja...

Elena dijo...

Me dice Aitor el otro día, hablando de la nieve..."pues yo si que he jugado en la nieve con la mamá de mi amigo Alberto", .. Gracias por darle ese ratito tan rico para él. Bss.

Mar dijo...

Jajaj, gracias a ellos que yo me lo pasé igual de bien que ellos.

Larrey dijo...

El último fin de semana de enero creo que no tenemos nada previsto, así que si buscáis invitados para estrenar esa flamante cocina, ya sabes mi número, 687...

Loc@ dijo...

Felicidades... por lo de la terminación de la obra, o casi. Besos PAQUITA